La pareja perfecta

La importancia del maridaje

El maridaje con el jamón serrano no es nada simple, ya que debe combinarse con el vino adecuado.

 

 

Los vinos de mucha acidez, por ejemplo, no son convenientes ya que el jamón tiene un componente elevado de sal. De este modo se vería demasiado acentuado.

 

 

Su grasa requiere un vino de matices firmes, pero a su vez con una estructura suave y de fruta.

 

Por estas razones, se suelen excluir vinos blancos ácidos.

 

Además, las burbujas y la aguja de los vinos  puede producir una sensación agradable a la hora de degustar jamón muy graso. Cuanto más graso sea el jamón mejor combina con la burbuja. Pero si el jamón no es excesivamente graso, la aguja sirve para potenciar su sabor.

 

 

La frutalidad de la mayoría de los vinos tintos jóvenes también suelen ofrecer muy buen resultado. De todos modos, hay que tener cuidado con los vinos muy dulces.

 

Cuanto más dulce sea el vino menor protagonismo tendrá el sabor del jamón.

 

El azúcar de dichos vinos enmarcara el citado sabor.

Beneficios de una buena combinación

Cabe destacar, por otra parte, que maridar el jamón con el vino también supone distintos beneficios para nuestra salud.

 

 

Algunos expertos incluso indican que puede incluirse en nuestra dieta para perder peso.

El vino tiene muchas bondades por sí mismo.

 

Ha quedado demostrado que tomar vino tinto con moderación puede reducir el riesgo de enfermedad coronaria, arterioesclerosis, Alzhéimer o demencia.

 

Por su parte el jamón también se sabe que es una fuente de hierro y vitaminas del grupo B.

 

Estas son necesarias para el funcionamiento del sistema nervioso, el cerebro y para mantener la masa muscular sin carencias en aminoácidos esenciales.

 

Las propiedades lipídicas del jamón destacan por su bajo contenido en grasas saturadas y un alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados como el ácido oleico, que favorece la salud cardiovascular.

 

Por todo ello, en La Platea te recomendamos probar nuestras delicias.

Una buena combinación

En el restaurante La Platea de Valencia hablamos hoy del jamón y vino como el maridaje ideal. Se trata de una combinación idónea, muy tradicional en España.

El jamón serrano se convierte en uno de los platos más característicos de nuestra cocina. Con su intenso sabor se puede consumir como plato único. No obstante, lo podemos también encontrar junto a tablas de quesos o charcuterías.

Su tradicional elaboración propicia un sabor muy especial que puede potenciarse si se acompaña con el vino indicado.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies