Platos exóticos en La Platea: el tamarindo y sus utilidades culinarias

El tamarindo es una fruta tropical muy popular entre los alimentos del sudeste de Asia, el norte de África y la India, así como en Latinoamérica. No obstante, tradicionalmente no ha tenido presencia en nuestra cocina. Sin embargo, con la tendencia de la última década por la cocina y los programas, libros, etc. especializados en este sector, cada vez nos resultan más familiares este tipo de ingredientes.

Es por ello, que poco a poco se va introducinedo en la cocina de más restaurantes. Este es el caso de La Platea, donde nos gusta combinar comida tradicional española con otros platos más exóticos e interesantes, a la vez que beneficiosos para la salud.

Los tamarindos son típicamente agridulces en sabor. A medida que maduran tienden a ser más dulces. Estos, son comunes en dulces, chutneys, mermeladas, postres y salsas. Además de su alto contenido en energía y fibra, el tamarindo es una gran fuente de vitaminas del complejo B y de varios minerales.

Por este motivo, cabe hacer mención a sus propiedades y beneficios.

El tamarindo: beneficios y propiedades

  • La pulpa de tamarindo contiene ácido acético. Este, controla algunas infecciones ocasionadas por hongos.
  • El ácido tartárico, que ayuda a asimilar alimentos ricos en grasas, también se encuentra en su pulpa.
  • Contiene fósforo, azufre, calcio y magnesio.
  • Alto contenido de vitaminas como la C, A y vitamina B3, así como fibra.
  • Ayuda a aliviar dolores de cabeza, resfriados, tos, vómitos y hemorroides.
  • Buen remedio contra la resaca porque favorece el evitar la deshidratación.
  • Eficaz como laxante.
  • En algunas culturas,sus hojas se utilizaban como antipiréticos para bajar las fiebres causadas por la malaria.
  • Propicia mantener el cuerpo fresco. Por ello, es un alimento muy consumido en zonas en las que hace mucho calor.

El tamarindo: vitaminas y minerales

Como ya hemos mendionado anteriomente, el tamarindo contiene pequeñas cantidades de una variedad de vitaminas. Dentro de estas, se incluye las vitaminas A, C, E y K.

Además, son una rica fuente de una serie de vitaminas B. Esto incluye entre el 34 por ciento del valor diario de tiamina para los adultos y los niños de cuatro años de edad y mayores. También supone el 11 por ciento del valor diario de la riboflavina y 12 por ciento del valor diario para la niacina.

Como todas las vitaminas del complejo B son esenciales para el metabolismo de la glucosa, grasas y proteínas. Las vitaminas B ayudan a regular la producción de las hormonas del estrés.

1 taza de tamarindos dulces te proporciona 9 por ciento del valor diario para el calcio, el 14 por ciento del valor diario para el fósforo, el 22 por ciento del valor diario para el potasio y el 28 por ciento del valor diario para el magnesio.

Por otro lado, esta fruta es muy rica en hierro, proporcionando alrededor del 19 por ciento del valor diario. Los beneficios nutricionales del tamarindo mejoran el flujo de la sangre, la salud ósea, la función y el desarrollo muscular, y contribuyen a mejorar la cicatrización de heridas, la presión arterial alta, el colesterol alto, la artritis y los trastornos de la tiroides.

Por todos estos motivos, en La Platea utilizamos este fruto para uno de nuestros platos más exitosos: calamarcitos sobre papaya y salsa de tamarindos. A dicho plato, que ya de por si contiene numerosos beneficios saludables, por las propiedades del calamar y la papaya, se le suman todos los que tiene la sabrosa y deliciosa salsa de tamarindos.

¿Te lo vas a perder? http://restaurantelaplateavalencia.es/contacto-reservas